75º de la liberación de los campos de concentración nazis

“Poco antes de morir el gaditano Eduardo Escot me dijo que no quería homenajes, que ya de poco servían los monumentos y las estatuas. Lo único que deseaba es que en España se conociera la verdad”. Estas palabras del periodista Carlos Hernández aparecen en su recién estrenado documental ‘Los últimos españoles de Mauthausen y del resto de campos nazis’. El trabajo, con 18 entrevistas a supervivientes españoles del genocidio, refleja también «la colaboración activa» de Franco. La suya es una serie de traiciones y la última fue el olvido al que se les condenó con la llegada de la democracia.

El documental pone voz y rostros a la historia de los 9.300 españoles y españolas que fueron deportados a los campos de concentración -5.500 fueron exterminados allí-. Para Hernández “cierra el círculo” del intenso trabajo de investigación que lleva años realizando y que publicó en 2015 de manera más ampliada en un libro que lleva el mismo nombre: Los últimos españoles de Mauthausen. Este martes se cumplen 75 años de la liberación de Mauthausen, pero han tenido que pasar más de cuatro décadas tras la muerte del dictador para que un Gobierno en España se haya decidido a conmemorar esta jornada como “el Día de homenaje a los españoles deportados y fallecidos en campos de concentración”.

Todavía queda pendiente reconocer los miles de españoles, en torno a los 250.000, que fueron encerrados en los campos de concentración franquistas. Sobre los 200.000 murieron y varios miles pudieron ser liberados. También se desconoce el destino de los miles de soldados del ejercito franquista que desertaron a Francia y fueron entregados al gobierno español a partir de la caída de Catalunya.

La Generalitat de Catalunya publica un Memorial con todas las biografía

Por su parte, la Generalitat de Catalunya publica, en acceso abierto, el Memorial Democrátic: Deportados catalanes y españoles en los campos de concentración nazis, «es un proyecto que comenzó a gestarse en 2007 con la colaboración de la Amical de Mauthausen y la Universidad Pompeu Fabra. De los más de 9.000 deportados registrados, alrededor de 2.000 son catalanes ( faltan 200 biografías por esclarecer ).

El censo detalla el trayecto vital de todos estos deportados desde el momento de la detención y su paso por diferentes campos y prisiones hasta la llegada a los campos de concentración. «La investigación aporta información sobre su estancia en el campo pero, en muchos casos, también del itinerario anterior de los deportados y del itinerario de los supervivientes después de la liberación -explica el profesor de historia del derecho de la Universidad Pompeu Fabra Alfons Aragoneses, que participó en el proyecto-. Cabe destacar que los investigadores fueron a buscar información de deportados que no habían seguido el itinerario más conocido (Guerra Civil – exilio – resistencia o trabajo forzado – Stalag – campo de concentración) y, en este sentido, es muy valiosa la incorporación de datos de judíos españoles residentes en Europa que fueron deportados a los campos por su condición de judíos «. Constan los nombres de unos cientos de los judíos españoles que pasaron por los campos».

Entre los presos más notables se encontraba el líder del sindicato UGT y expresidente del gobierno de la República Largo Caballero, y un joven miembro de la resistencia francesa Jorge Semprún, importante intelectual, dirigente del PCE en el interior y ministro de Cultura en España
Consulta el archivo: https://banc.memoria.gencat.cat/ca/app/#/results/deportats?