950 17 00 38 (Lunes a Viernes de 10:00 a 14:00) socalmeria@yahoo.es

VICTORIA EJEMPLAR DE LAS TRABAJADORAS INMIGRANTES DE BIOSOL


Tras catorce meses de lucha y sacrificio vuelven a su puesto de trabajo!!
Los Juzgados de lo Social de Almería han declarado nulos los despidos de las cinco mujeres marroquíes de la Sección Sindical del SOC-SAT en Biosol por violación de los derechos de libertad de expresión y actividad sindical

En agosto de 2014, cuando las cinco trabajadoras del manipulado de la empresa de producción biológica BIOSOL de Níjar, Almería, recibieron sus cartas de despido no imaginaban el largo trayecto de sacrificio, lucha y constancia que les aguardaba por delante. Las cinco sindicalistas de la Sección Sindical del SOC-SAT en la empresa, entre ellas su delegada Hafida Mounjid, quedaron en la calle a causa de su participación en un documental de la cadena alemana Arte sobre la agricultura biológica almeriense. Desde el primer momento y durante todos estos meses ninguna de ellas lo dudó un instante: «no hemos hecho nada malo, no hay motivos para despedirnos después de tantos años de trabajo en la empresa, no queremos dinero ni recolocaciones, vamos a luchar por volver a nuestro trabajo pase lo que pase, ya que está en juego nuestra dignidad».

Y lo lograron!, los dos Juzgados de lo Social que sustanciaron sus demandas les dieron la razón: nadie puede ser sancionada por expresar libremente sus ideas, críticas u opiniones ni mucho menos por ejercer una actividad sindical. Una pequeña luz de esperanza y dignidad se ha vuelto a encender en el «mar de plástico». En un clima de miedo, individualismo y sumisión cinco mujeres inmigrantes han desafiado la lógica de la explotación y el conformismo, manteniendo la unidad y la constancia en sus reivindicaciones ante muy numerosas presiones y acometiendo el riesgo de perderlo todo. Sin recursos, sin posibilidad de trabajar en otros almacenes y sufriendo la marginación de parte de sus compañeras presionadas por la empresa, llegaron a rechazar indemnizaciones que duplicaban lo que les correspondía legalmente.

10863864_956783827717977_6560717607609051295_o

Durante este tiempo se suc
edieron decenas de concentraciones, declaracio-nes públicas y una huelga de hambre en junio pasado. Al mismo tiempo la campaña internacional del sindicato logró la reacción de consumidores europeos, comercializadoras y certificadoras, y abrió la puerta a largos periodos de negocia-ción y mediaciones que resultaron infructuosos ante la persistencia de la empresa en no readmitir a estas empleadas «rebeldes».

 

soc-bio-conc

Pasamos momentos muy duros, con desacuerdos y discusiones acaloradas, pero en ningún momento perdimos el rumbo ni la fe en el resultado de nuestra lucha: las trabajadoras confiaron siempre en un sindicato que nunca las defraudó y los sindicalistas respetaron siempre la última palabra y decisión de las trabajadoras.

 

En los próximos días las cinco luchadoras volverán a su puesto de trabajo con la cabeza alta, y con la dignidad de haber logrado una victoria justa de sus derechos y de los derechos y la dignidad de todas las mujeres inmigrantes de Almería, de todos y todas las jornaleras agrícolas andaluzas. El camino de la emancipación de los trabajadores y trabajadoras, y de la justicia social es largo y sacrificado, pero ejemplos como éste nos motivan a convencernos de que a pesar de su dificultad, las causas se ganan «por ser tan justas» como decía Diamantino García.

Después de conocer las sentencias el SOC-SAT ha ofrecido a Biosol volver al camino del diálogo que existía antes de los despidos, a fin de retomar el acuerdo de mediación de conflictos, con respeto a la estabilidad laboral y a la organización sindical de las jornaleras.

Federico Pacheco Frías – SOC-SAT ANDALUCIA

 

VICTORY FOR THE FIVE IMMIGRANT WORKERS AT BIOSOL

The law courts in Almeria have declared invalid the dismissal of the five Moroccan women SOC-SAT members, as being a violation of the rights to freedom of expression and trade union organization. After fourteen months of struggle and sacrifice they can go back to their jobs.

When, in August 2014, at the BIOSOL packing plant for organic produce near  Nijar, Almeria, five women workers received their dismissal letters, they could not imagine what a long struggle they had before them. The five trade union members of SOC-SAT , including their shop steward Hafida Mounjid, were sacked for their participation in a documentary by the German channel ‘Arte’ about organic agriculture in Almeria. From the start they never wavered; “We’ve done nothing wrong, there was no reason for sacking us after so many years working in the company. We don’t want money or to be placed elsewhere; we are going to fight to get our jobs back whatever happens. Our dignity is at stake.”

And they did it! Two civil courts agreed: nobody can be sanctioned for freely expressing their ideas, criticisms or opinions, and even less for trade union activity. A tiny light of hope and dignity has been kindled again within the “sea of plastic”. In a climate of fear and submission, five immigrant women have challenged exploitation, maintaining their unity despite much pressure, whilst running the risk of losing everything.  With no resources, no chance of working again in another warehouse and suffering rejection from their former fellow workers  pressured by the company, they even turned down offers of compensation higher than those to which they were legally entitled.

During this period many demonstrations were held, public statements issued and a hunger strike started last June. At the same time, the union, through an international campaign, got a reaction from European consumers, markets and certifiers, leading to long periods of negotiation and mediation which came to nothing in the face of the refusal of the company to readmit the ‘rebel’ employees.  We went through some hard times and many heated discussions, but never lost direction, or faith in the final outcome: the workers trusted a union which had never let them down, and the TU always respected the decisions made by the women.

In the next few days the women can return to work with their heads held high, having won a victory for the rights and dignity of all immigrant women in Almeria, and all Andalusian agricultural labourers. The road to emancipation of the workers and to social justice, is long and hard, but examples like this help us feel that apart from the difficulties, good causes are won “because they are so just”  as Diamantino Garcia said.  .

SOC-SAT has offered to BIOSOL to resume the dialogue which existed before the sackings, over conflict mediation, labour stability and the trade union organization of the women.

ACUERDO ENTRE EL SOC-SAT DE ALMERIA Y LA EMPRESA NATURAL GROWERS: UNA INDEMNIZACION DIGNA E INMEDIATA PARA TOD@S LOS JORNALER@S!!

Con la unidad de los trabajador@s y el apoyo de consumidor@s ingleses, el sindicato logró un acuerdo en beneficio de los derechos de los trabajador@s

Al inicio de la campaña agrícola el grupo inglés Glinwell PLC decidió cerrar sus filiales Natural Growers y Bio Choice en Almería y traspasó sus instalaciones en la zona de Retamar a la empresa AgrosolExport SL, dejando sin empleo a más de 70 jornaler@s.

Ante esta situación una parte de los despedid@s, inmigrantes africanos, magrebíes y de Europa del Este, decidieron actuar colectivamente a través del SOC -SAT. La intervención del sindicato hizo que los abogados de la empresa comenzaran a proponer indemnizaciones parciales a los trabajador@s más antiguos, dejando de lado al resto e intentando negociar individualmente con cada uno de ell@s, a fin de presionarlos a aceptar cualquier acuerdo y dividir el grupo.

Al mismo tiempo se contactó con grupos de consumidor@s y activistas ingleses y con el supermercado Tesco, comprador principal de las empresas implicadas. La campaña internacional, junto con numerosas reuniones en que los trabajador@s mantuvieron su decisión de plantear sus demandas en grupo, posibilitó la reacción e intervención del supermercado inglés en el conflicto. El 28 de septiembre nos entrevistamos con uno de los propietarios de la multinacional Glinwell PLC, el Sr. Giuseppe Coletti, con quien se llegó al acuerdo de elevar el monto de las indemnizaciones debidas e incluir a todos los trabajador@s en el pago inmediato de las mismas.

IMG-20150831-WA0043

Los 35 trabajador@s que se afiliaron al Soc-Sat han dado a través de esta victoria, una lección de unidad, lucha y conciencia, único camino para defender los derechos de los jornaler@s agrícolas ante tanta explotación y desamparo. Actualmente están trabajando en otras empresas agrícolas de la provincia y siguen en contacto con el sindicato, dispuest@s a no bajar la cabeza y mantener su experiencia de lucha ante la injusticia y la desunión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies